bwd  Set 1/6  fwd

UNA PROCESIÓN DE JÚBILO: EL ENCUENTRO

 

La noche de la Vigilia Pascual abarrotó los templos para asistir al acto más importante de la liturgia cristiana en la noche del Sábado Santo. A la mañana siguiente, en la Procesión del Resucitado o “del Encuentro”, dos procesiones que se funden en una. El Cristo Resucitado del escultor Vicente Cid, salió de la iglesia-museo de El Salvador y la “Virgen del Encuentro” desde la iglesia de Santa María la Mayor, ambos con dirección a la Plaza del Arrabal, donde se encontraron ambas imágenes, la Madre con su hijo Cristo Resucitado, con el ceremonial tradicional, rodeadas de cofrades con hábito blanco y esclavina de verde oliva, y un numeroso público allí congregado. Gestos de reverencias, incienso, campanillas y especiales “redobles de Resurrección” para dirigirse con ambas imágenes a la parroquial de Santo Domingo de Silos donde se celebró la solemnidad de la Eucaristía de la Pascua de Resurrección. Procesión de júbilo y sonidos alborotados, atrás quedaron los silencios impresionantes de La Pasión, que caracterizan nuestras procesiones, que tras “el encuentro” se tornaron en cantos de alegría, redobles acentuados, campanas y campanillas… los sonidos del encuentro. La Banda de Tambores de la Santa Vera Cruz acompañó en una mañana espléndida. Tras depositar las imágenes en el templo-museo de El Salvador, finalizó la Semana Santa 2016 con una comida de hermandad de los cofrades de la Santa Vera Cruz.
 
bwd  Set 1/6  fwd

Viernes Santo 2017

EL SANTO ENTIERRO, LA PROCESIÓN DEL SILENCIO

Esta Semana Santa puede que sea una de las más participativas de los últimos años.  En la noche del Viernes Santo se celebró “La Procesión del Silencio” o del Santo Entierro, con mucha animación, millares de participantes, cofrades, público acompañante, y espectadores. Después de las celebraciones que llenaron nuestros templos, partió la procesión más emblemática de nuestra ciudad, desde la iglesia-museo de El Salvador, por la Calle de Caldereros hacia la Plaza del Arrabal, el Arco del Alcocer y Plaza del Real, donde D. Emilio, el sacerdote que presidió la procesión pronunció una meditación en torno a la pasión de Cristo, para después retornar por el mismo itinerario.

Los cofrades de la Santa Vera Cruz, en esta ocasión con hábitos según los pasos que acompañan, los de Cristo atado a la columna, popularmente “El Amarrao”, visten de blanco y morado; los del Cristo de la Buena Muerte, de blanco y negro; las mujeres que acompañaron a la Virgen de las Angustias de San Juan y a la Cruz desnuda, el símbolo de la Vera Cruz, de negro y mantilla española; los infantiles del Niño Jesús Nazareno de blanco y verde oliva; los cofrades de Nuestra Señora de las Angustias que este año han estrenado un nuevo estandarte, con su medalla distintivo de la Archicofradía y las varas de los mayordomos, acompañaron el paso del Santo Entierro.  Estandartes y pendones, la banda de tambores de la Vera Cruz con sus redobles y ritmos, abría la procesión, y la Banda Municipal de Música con sus marchas procesionales, rompieron el profundo silencio que caracteriza esta procesión del silencio y respeto.

Hay que destacar la organización y el orden, el trabajo de todos los cofrades y especialmente de los penitentes que portan los pasos de hombro y los de carro.

Una procesión que tiene momentos bellísimos como cuando cruza el Arco de la Villa o del Alcocer, esos arcos mudéjares que son como un túnel de la historia arevalense, nos ofrecen las imágenes quizás más hermosas de estas celebraciones.

También estos día están siendo muy visitadas las cuatro iglesias mudéjares en el programa “Abrimos” y está llamando especialmente la atención la iglesia de El Salvador que se está convirtiendo en un hermoso museo parroquial de arte sacro.
 
bwd  Set 1/4  fwd

VÍA CRUCIS AL AMANECER

Según es tradición, al clarear el día, un amanecer tibio y de cielo gris, las ocho de la mañana, en la iglesia de San Juan Bautista con el Cristo de la Fe, para dar inicio al Via Cricis de la mañana. El numeroso público que llenó el templo escuchó la lectura “el Mandato” que realizó un cofrade, una pieza literaria e histórica que se incorporó hace unos años al inicio del Vía Crucis arevalense. La mañana agradable acompañó las casi dos horas del trayecto por el circuito histórico de la ciudad. Esta es la procesión más intimista, que no tiene nada de  espectáculo, fieles creyentes participando de las oraciones y los cantos que acompañan las estaciones de la Pasión de Cristo. Pero al mismo tiempo ¿quién no goza con esta belleza plástica, al amanecer del Viernes Santo? Solo se escuchan los pasos de cofrades y participantes, los cantos susurrantes como en un eco. Entre tanto, los pájaros alborotados como espectadores al paso de la comitiva y alguna cigüeña que, entre vuelos lentos y majestuosos, se afana en acrecentar su nido, y todo esto por la ciudad histórica, el Arévalo mudéjar.

El Cristo de la Fe recorrió las calles entre silencios por San Miguel, la ronda del Castillo, San Pedro y Santa María por la Plaza de la Villa, San Martín, el Mirador del Adaja, Santo Domingo, Caldereros…  hasta la lectura de la última de las estaciones de penitencia, para llegar a la iglesia-museo de El Salvador y depositar en ella el Cristo de la Fe. Otra celebración con gran participación.

 
bwd  Set 1/5  fwd

JUEVES SANTO, LA GRAN PROCESIÓN DE LOS PASOS

La noche del Jueves Santo, con un tiempo veraniego, salió la Procesión de los Pasos, quizás el más multitudinario desfile procesional arevalense, desde la Iglesia-museo de El Salvador por el itinerario del ensanche de la ciudad, y una participación extraordinaria, los cofrades de la Santa Vera Crus, largas filas de participantes y mucha gente espectadora, desde la salida de los pasos y durante todo el itinerario

Los cofrades de la Santa Vera Cruz, con hábito blanco y caperuza verde olivo, acompañaron a los pasos de “La Oración en el Huerto”, “El beso de Judas”, sobre ruedas, “Niño Jesús Nazareno”, portado por los niños cofrades, “La Verónica”, cargada a hombros por turnos de 12 cofrades, y mujeres de mantilla española portando y acompañando a la Virgen Dolorosa, con pendones y estandartes.

La Banda de Tambores de la Santa Vera Cruz acompañaron con sus redobles abriendo paso y entre la procesión, la Banda Municipal de Música con sus marchas procesionales armónicas y rotundas marcando ritmos.

La procesión, que fue lenta, estuvo marcada por el paso cadencioso de los cofrades-penitentes que portan a hombros el mayor de los pasos arevalenses, La Verónica, y se superan cada año, fueron muy aplaudidos al final. Destacó también la sección infantil con su “Niño Jesús Nazareno” portado por los más pequeños de la cofradía.

La Procesión de los Pasos, que despierta mucha expectación, es la más larga junto al Vía Crucis de la mañana, y destaca por la gran participación, también mucho público de fuera. Podríamos decir que millares de personas. Recordemos cómo desde hace unos años se ha consolidado la Semana de Pasión arevalense, de forma que recibe cada año más visitantes foráneos llegando a ser unas manifestaciones religiosas de atracción con sus celebraciones sobrias y muy dignas, al estilo de Castilla.

 
bwd  Set 1/5  fwd

MIÉRCOLES SANTO 2017

CRISTO DE LA FE Y LAS ANGUSTIAS,

LA PROCESIÓN MÁS INTIMISTA

Con una noche casi veraniega, el Miércoles Santo se celebró la procesión del Cristo de la Fe y Las Angustias, la procesión quizás más intimista de las celebradas en esta Semana de Pasión arevalense. Mucho público acompañó a nuestras imágenes por las estrechas calles del Arrabal, saliendo de El Salvador, a la Plaza de San Francisco, transcurre por las sinuosas calles de la morería, calle Larga, de Figones y Mayor de la Morería, para llegar a la iglesia de San Juan, donde la Virgen de las Angustias, acompañada por las mujeres cofrades despide al Cristo de la Fe. Allí se cantó el Miserere y un canto a la Madre Dolorosa, por la coral La Moraña, como ya es tradición, música sacra que resonó en el silencio reinante. El Cristo de la Fe permanecerá allí hasta la mañana del viernes para el Vía Crucis que parte de este templo. La procesión continúa con la Virgen en su soledad dolorosa, por la Calle de San Juan, Plaza del Arrabal, Caldereros hasta la iglesia de El Salvador. Una procesión profunda y recogida, de un silencio rotundo sólo roto por los redobles de tambores de la banda infantil de nuestra Cofradía de la Santa Vera Cruz, cada año mejorando, que marcaban ritmo lento y cadencioso, y las solemnes marchas de la Banda Municipal de Música, que resonaban en el silencio de la noche arevalense. Los cofrades visten túnica blanca con capuchón y cíngulo verde oliva, y las mujeres de negro. Es la procesión más intimista y con mucha participación de público.

 

Página 1 de 6

<< Iniciar < Previo 1 2 3 4 5 6 Siguiente > Fin >>
| + -

Estadisticas

926320
HoyHoy35
AyerAyer175
Esta SemanaEsta Semana29
Este MesEste Mes2218
TotalTotal926320
54.91.171.137

Usuarios conectados

Tenemos 64 visitantes y ningun miembro en Línea